Limpiar abrigo

Limpiar-abrigo

Limpiamos tu abrigo dejándolo como nuevo. Consúltanos! Además, tienes la posibilidad de llamarnos o contactarnos para la recogida gratuita de tus prendas de ropa. Somos tu tintorería a domicilio en Valencia.

Cuando se nos mancha un abrigo es una faena!

Te dejamos con unos consejos de experto para la mejor conservación de abrigos limpios.

Si aún así se te manchara o tuvieras algún problema, puedes consultarnos para recoger tu abrigo, limpiarlo y entregarlo en tu domicilio como si estuviera nuevo! 😉

—————————————————-

 

Consejo de experto sobre la conservación de abrigos limpios

Si quieres que estos se mantengan como si fuesen originales, antes de guardarlos deberás limpiarlos o lavarlos, según el caso. De lo contrario con toda seguridad adquirirán olores desagradables y las manchas y suciedades que tengan se harán más difíciles de remover. En algunos casos, incluso, pueden desarrollar hongos que terminarán arruinando completamente el abrigo. Sería terrible que habiendo hecho un gasto importante en un buen abrigo, tengas que tirarlo a la basura cuando lo desempaques de nuevo el próximo otoño o invierno.

Si se trata de un abrigo de pieles, por ejemplo, debes necesariamente llevarlo a una peletería para que te lo limpien. No se te ocurra tratar de limpiarlo tú misma. Si estamos hablando de un abrigo de paño y necesita lavado, igualmente debes abstenerte de tratar de lavarlo tú misma. Llévalo a una tintorería, el gasto vale la pena.

Si no está sucio, pero tiene pelusillas, puedes eliminarlas con un limpiador de pelusas que te venden en cualquier tienda de todo a cien, o en una merecería o, de forma más simple, te enrollas en la mano celo o cualquier adhesivo y vas presionando sobre las partes del abrigo que tienen pelusas, estas se van pegando al celo.

En el caso de abrigos de piel de ante o de gamuza, que se ensucian en el cuello y en el borde de las mangas, por ejemplo, venden unas especies de “borradores” que vas pasando por la parte sucia (aplicando cierta fuerza) y el percudido va cediendo. Normalmente puedes comprarlas en zapaterías o en tiendas que arreglan calzado.

En el caso de los demás abrigos (básicamente aquellos de lana y algodón) si te decides a lavarlos tú misma trata de hacerlo a mano (o en la lavadora con agua fría, en un ciclo corto) y utilizando poco detergente.